Jueves, Junio 20, 2019
   
Texto

El poema de la semana

La chorrada por bandera

A las personas que compartimos un país nos unen dos factores. Uno es el territorio y otro es la bandera. Punto. Nuestra tierra y nuestra enseña, que no es objeto de combates políticos, pues es de todos y bajo a ella están todos los que residen, tributan y tienen servicios en España.

No creo que nadie pueda situarme en la derecha, en la izquierda, en el centro, abajo, arriba o tres picoesquinas más allá. Nací antes de que se fuera el dictador y he corrido más de una vez por implicarme en luchas sociales. Dicho ésto, para que ningún cortico enseguida me encasille, soy un defensor de la bandera española, como los norteamericanos lo son de la suya (y ahí están tantas películas que lo reflejan) o como lo están los futbolistas de diferentes países del Real Madrid o del Barça, por poner unos ejemplos, que enseguida sacan su enseña cuando han conseguido algún título de renombre con el equipo donde militan.

Me pareció absurdo el debate en su día sobre si una bandera se podía poner en el techo del Parque de Seguridad de Cartagena. No molesta. Punto.

La enseña nacional es orgullo para los habitantes de país y no un trapo que se pone o se quita. Las selecciones españolas de diferentes deportes han hecho mucho bueno por ella, pero no se puede decir lo mismo de algunas formaciones políticas. Si se pelean hasta por un sentimiento, que no harán con otros asuntos.

Nadie elige al nacer a sus padres, pero eso no quita que se les quiera y mucho. Nadie elige al nacer el territorio donde aparece, pero eso no quita que se le quiera y mucho. Nadie elige qué símbolo representa a su país, pero eso no quita que se le quiera y mucho..., aunque claro, lo mismo resulta que estoy equivocado y este tipo de actitudes que critico resulta que son 'ferpectas'.

 

Lo que el ojo web

Un juzgado de Murcia ha condenado al conductor de un turismo que circulaba de forma temeraria por la autovía A-30 tras ser difundidas las imágenes por un particular en una red social. La pregunta es obvia: ¿Pueden denunciar los ciudadanos a otros que cometan irregularidades con grabaciones?

Es decir, si mañana un vecino está harto de que estacionen delante de su garaje, ¿puede efectuar una grabación y presentarla ante las autoridades?, por poner un ejemplo. Si un turismo suele pasar con velocidad excesiva por determinada calle, ¿se puede hacer lo mismo? Son meros ejemplos, cuyas respuesta, aplicando una ‘regla de tres’, serían afirmativas con lo sucedido.

Que conste que no me parece tan mal esa vigilancia ciudadana, pues, según tengo entendido, el autor de esa conducción temeraria decía en un primer momento que era él quien sufría el acoso del otro vehículo. De no ser por las imágenes, hubiese quedado en la palabra de uno contra otro y, por tanto, en nada. En este caso, los ocupantes del vehículo acosado hicieron muy bien en recurrir al arma de grabar las peligrosas maniobras del turismo y no caer en arriesgadas tonterías.  

Internet no es algo nuevo, pues lleva ya más de dos décadas enraizado en la sociedad y cuenta con cientos de millones de usuarios, habiendo cambiado de forma radical numerosos hábitos. En el caso de la A-30, el vídeo tuvo enseguida más de millón y medio de reproducciones, pasando después por casi todas las televisiones nacionales. Sin embargo, si vamos a la esencia del asunto, no creo que un hecho ilegal tenga que ser viral para merecer la atención de la justicia, con lo que se ha abierto una puerta. Quizás ya estaba abierta, pero ahora se ha popularizado y no será de extrañar que en breve surjan los ‘policiudadanos’. 

Existe una serie televisiva llamada ‘Inteligencia colectiva’ en la que la comunidad internauta colabora de forma masiva en la resolución de crímenes. ¿Podemos estar dando los primeros pasos hacia esa situación que ahora parece ficción? El siglo XXI tiene la respuesta, para bien o para mal en este mundo en el que todo no es ‘ferpecto’.



 

Dibujos al aire que nos llevan©

(dedicado a Teo Revilla Bravo y a todos aquellos que con sus plumas y pinceles,  nos regalan la magia del Arte)



Que nacen en el fondo por descubrir
llegando locos y desbocados sin llamar,
sueltos y despuntando alegres
queriendo romper todas las barreras,
como gritando en llanuras imaginadas.

Dibujos que dieron luz a la noche sin avisar.
Los que de la otra vida -la de ayer- quedaron
inventados por los soñadores de los espacios
y la emoción hecha color;
hoy, sobre los lienzos de la vida,
envueltos en los momentos mágicos
que regalan los silencios del artista
cuando mira con el alma,
van llegando como viajeros incansables
de tantos días ingratos.

Dibujos al aire, soñados, reñidos, robados,
…todos deseados;
que se inventan hisopados
por desconocidas divinidades,
que no se marchan, que no se pierden,
que no me engañan, que no me mienten.

Dibujos al aire concibiendo cielos más azules,
descosiendo las montañas del horizonte,
bañados por las aguas de ese mar
que me espera tranquilo… allá.

Dibujos de Órbitas amigas,
cosidas en las distancias y unidas en los silencios,
dibujos al aire que nos llevan…
…y nos llevan.

©Jpellicer

   

Miradas por descubrir©

Miradas que rompen los muros de la indiferencia,
descaradas y atrevidas todas,
irrumpiendo en mitad de los silencios;
que no se paran ni se enfrentan ni provocan,
que no se pueden ni deben detener;
miradas que nacieron para esperar toda una vida,
y calladas pacientes… esperan.

Y de su espera nació la callada y justa delación;
miradas que lo dicen todo,
que hablan con el viento,
que juegan con los ríos y con ellos se dejan perder; 
que guardan lágrimas - tesoros por descubrir -,
que claman su verdad más allá de las montañas,
y callan y duermen abrigadas por la noche,
acaso para sentir otros mañanas
preñados de ilusión y de esperanzas;
otros mañanas donde muchos como tu y como yo,
sentados y con la nuestra perdida en la cima de la nada,
podamos descubrir la respuesta de vida,
el secreto de la felicidad ganada.

 

En la sabiduría del alma©

En la sabiduría del alma
dormidos van quedando los porqués de las preguntas,
dejando desplegadas las alas prisioneras
de los temores que marcharon con ganas de volver.
Insondable universo de causalidades,
muro infinito de lejano imposible,
haz de esperanza en la bruma del desconsuelo,
patética ensoñación de lo inacabado.
Todo y nada en manos alzadas
buscando un trozo de cielo que está por llegar.



En esa vasta meseta de la duda
donde el hombre arrinconado siente
que el viento habla y las piedras llaman;
allí donde aún brillan los sueños
formando mágicas hileras de luciérnagas
perdidas en la estela dejada por la Luna.
Donde el mundo desaparece,
inventándose otro donde los días acarician
y las noches mueren besando.

En esa línea donde vida y muerte se confunden,
donde el mañana perdió su batalla,
allí, en la sabiduría del alma, lar tan desconocido,
vamos quedando entregados,
… prisioneros de una sonrisa.
©Jpellicer

   

Pág. 1 de 28

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information