Martes, Junio 18, 2019
   
Texto

Una cartagenera permanece en coma desde 2010 por un error de los anestesistas que la operaron

Aceptar un cambio de hospital para esquivar las listas de espera tuvo consecuencias trágicas para Margarita Espallardo. Esta mujer de 52 años, vecina de Cartagena, casada, madre de dos hijos y empleada como limpiadora, permanece desde hace casi una década en estado vegetativo por los daños cerebrales sufridos en una intervención quirúrgica. El origen de las lesiones fueron las complicaciones surgidas al ser intubada, que la dejaron sin casi oxígeno durante más de 15 minutos.

Una sentencia responsabiliza ahora de lo ocurrido a los dos anestesistas que la atendieron en el Hospital de Molina de Segura, centro mixto de titularidad pública y gestión privada a la que Espallardo había sido derivada para adelantar su entrada en quirófano. Los especialistas ignoraron el aviso del informe preoperatorio, que indicaba que Espallardo ya había sufrido problemas con la intubación en una cirugía anterior. El fallo concede a la mujer y su familia una indemnización de 1,62 millones de euros (entre principal e intereses) tras el apoyo jurídico recibido de la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas (Avinesa) con el abogado Rafael Martín Bueno.

Es el inicio del artículo que hoy publica el diario El País.


 

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Banner
Banner

Banner

Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information