Sábado, Diciembre 07, 2019
   
Texto


Al comercial lo que es del comercial

Así lo ha estimado la titular de un juzgado madrileño, que ha estimado de forma sustancia una demanda en la que un vecino de Cartagena reclamaba el cumplimiento de las comisiones establecidas en un contrato mercantil que había sido rescindido de forma unilateral por la empresa.


El asunto gira en torno a un contrato firmado entre un vecino de Cartagena y una empresa con fecha uno de enero de 2017 y que fue resuelto de forma unilateral por la sociedad el 29 de enero del año siguiente. El comercial se dedicaba a la comercialización de servicios y como mediador entre empresa y potenciales clientes dentro del sector energético, en concreto en instalaciones eléctricas. Esa labor la comenzó a efectuar en 2015 sin una sede física hasta que el 24 de enero de 2017 se abrió en la calle Reina Victoria de Cartagena una delegación de Bara Dynamic, donde también funcionaba una correduría de seguros otra actividad de los que allí trabajaban.

La empresa rescindió el contrato comercial en 2018 alegando que la persona en cuestión había incumplido obligaciones que tenía, lo que el comercial negaba, decidiendo acudir a la vía judicial, lo que se ha producido con un procedimiento que ha llevado el juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid.

Reclamó que la empresa había incumplido la cláusula tercera del contrato y que le correspondía cobrar las comisiones devengadas (más intereses) en las contrataciones de instalaciones eléctricas que había negociado y cerrado. El 11 de junio de 2019 tuvo lugar la audiencia previa y el juicio llegó el 22 de octubre.

La parte actora sostuvo su reclamación de los contratos que concluyó con Fenie Energía (con los que Bara Dynamics tenía un contrato de colaboración), mientras que la empresa afirmó que el demandante incumplió sus obligaciones al dirigir a los clientes correos electrónicos anunciándose como director de oficina e informando de un cambio a otra oficina que no era de Bara Dynamics SL. Después también expuso que tenía un problema de carácter personal con un compañero que perjudicaba a la empresa.

La jueza considera que no hubo incumplimiento de las obligaciones de la parte actora al ser enviados los correos cuando concluía la relación mercantil con la empresa y concluye que el actor tiene derecho "a una remuneración por los contratos que se hayan concluido con éxito entre el cliente y Fernie Energía durante la vigencia de los mismos", en concreto, las retribuciones de los firmados antes del 31 de diciembre, la mitad de las retribuciones de los promovidos desde el 1 de enero de 2017 al 19 de enero de 2018 y la mitad de las liquidaciones que se devenguen del contrato de suministro concertado con el colegio Hipania. A todo ello se añaden los intereses.

La sentencia no es firme y cabe recurso de apelación.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 

Banner
Banner


Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information