Viernes, Febrero 28, 2020
   
Texto


El poema de la semana

De nuevo junto a ti©

Mirando al cielo encuentro la belleza

que la tierra – noches y días huérfanos de color- me roba;

sus silencios, los de aquellos cielos escondidos,

son los mismos que se ofrecen a perdidos y vencidos,

los que siempre están por llegar

los que sueña el enamorado en su afligida noche

-maldita condena- ni querer ni poder escapar.

 

 

Entre los árboles, como entre los días,

pierdo mis pasos que parecen no llevarme,

inventándose las preguntas unas tras otras

quedando amontonadas las respuestas

en las cunetas de ningún camino conocido

sin importar a nadie, como los restos desfigurados

de cualquier sin nombre,

como alma errante que perdió su sombra,

como la propia vida que por vivir murió de amor.

 

Es la razón esclava de una ilusión,

el hombre travestido de anacoreta

por un día, por un segundo,

aquél que se escapa confundido entre lamentos,

el que se sabe desposeído de su ayer

mirándose sin llegarse a entender.

 

Mirando al cielo, que sin ver sé que está,

gozo la paz que me hace sentir

la grandeza de poder mirar

y la importancia de saber decir ahora…

…aquí de nuevo me siento junto a ti.

 

 

©jpellicer

 

* La fotografía corresponde a una obra de la colección "Joyas de emoción", cuyo autor es Juan Antonio Pellicer

 

… un deseo en Navidad

Para que en este nuevo año nos sigamos sintiendo vivos,

para que sigamos siendo y sigamos estando.

Deseo lo mejor para mis amigos,

para los que siempre están aún cuando no los llamo.

 

Para que la sonrisa regrese a quién la vida

en su desgraciado capricho arrebató.

Para que la miseria y la pobreza toque insistente

en la espalda del que no quiere ver.

 

Para que el trabajo, pilar donde descansa la dignidad del hombre,

llegue a quien lo necesite para vivir.

Deseo salud para los enfermos,

para que el gesto de dolor se convierta en sonrisas.

 

Deseo que los niños lo sigan siendo

y cuando dejen de serlo no olviden que lo fueron.

Mi deseo para que los únicos golpes y gritos que se den,

sean al aire como cantos del corazón y sólo para pedir justicia.

 

Para que aquellos que han decidido gobernar abran,

aunque sólo sea por una vez,

los ojos al respeto a la verdad y la solidaridad.

Para que cuando me llames te pueda oír,

y cuando no lo hagas me acuerde de preguntar por ti.

 

 

Para que lo que escriba sea hijo de mi corazón y te llegue.

Deseo que seamos más los que soñamos,

los que luchamos,

los que sabemos,

los que queremos y los que podemos.

Deseo que nuestra Naturaleza se sienta orgullosa de seguir siendo

“nuestra” y seguir siendo “naturaleza”.

 

Para que la vida sea amable para quién con amabilidad pasa.

Deseo que nuestros ancianos vean en su vida y su sacrificio

la mayor y más bella obra de arte jamás construida: nosotros,

y sean felices por ello.

 

Para que vivamos el presente, completos;

para que no “vivamos” el futuro… que lo luchemos y lo ganemos.

Deseo que se vayan los que sobren y que sobren los que matan.

Deseo que regresen todos los que faltan.

Deseo que esta Navidad lo sea de Paz y de verdad.

Que estas letras te lleguen envueltas en sonrisas azules,

que podamos compartirlas,

y juntos nos sintamos felices regalándolas.

Que no te olvides de mí porque yo no me olvidaré de ti.

Y que cuando vengan los días grises buscando en nuestro interior,

hallemos la fuerza y la respuesta, la razón y la emoción

para seguir caminando.

Todo esto es lo que deseo y todo lo que espero,

y si todo no lo puedo conseguir, si algo me faltara,

solo un último deseo pido… que no me falte tu mirada.

 

 

Jpellicer©

 

De los que hablan y sólo hablan©

Quiero perderme en ese remolino

sin sentido, huérfano de cielos,

que se enfrenta a mis ojos,

que traspasa mi cuerpo

y todo lo que aún no soy;

quiero perderme y tocar el hueco

de la nada, toda entre mis manos,

y ver como pasan mis sueños sin reconocerme

dejando atrás desdeñadas las esperanzas.

Quiero atraer los cantos apagados del ayer

y confundirme en este día labrado

de miseria, de hojas caídas, de colores muertos

y de anhelos furibundos que ya no importan;

quiero perderme para encontrar lo que fui,

para mirar y para ver la muerte

descansando en las cunetas.

 

Este universo -perversa ofrenda que lame

los sentidos- que llegó robando la luna a la noche

dejando sin voz al que ama;

sin una lágrima para la despedida,

y sin otro motivo para volver.

En este quiero perderme,

en este arrabal bañado de tristeza

donde las olas se van muriendo perdidas

porque perdieron su cielo,

su brisa…

y su mar.

 

Quiero perderme en este silencio

y ver como juegan con el hombre

los que hablan…

… y sólo hablan.

 

 

 

©Jpellicer2013

   

Caudal de vida anónima©

(Con mi gratitud para los internos del C.P. Murcia 1 de Sangonera)

 

Caudal desconocido de vidas anónimas

donde el hombre se asoma desde su orilla solitaria

mirando sin ver y sintiendo como pasan

los momentos confundidos;

llevando a rastras sus penas

que lo ahogan…

callando lo que fue ayer

y penando por lo que pudo ser.

 

 

Se pierden sus manos buscando

las sonrisas abandonadas

por riberas de hojas muertas

amontonadas por otros inviernos,

dejando abiertas las heridas

escritas en las huellas que ya descansan

a lomos de un silencio que parece desbocado

y que dibuja esta paz en gris intenso;

allí, en un día que parece de otro,

subido al río que siente se marcha

persiguiendo sinuoso el reto de estar vivo.

 

Frente a la sórdida e hiriente proclama,

muestra abierta el hombre su herida

dejando encendida la llama,

la voz que en silencio este caudal de vidas anónimas,

…la suya arrastra.

 

 

©Jpellicer2013

 

En la belleza de un color©

En la belleza de un color

queda escrito el verbo de los sueños,

en ese caudal de anhelos y desengaños

donde ahora me encuentro

arrullado de suspiros y lamentos desconocidos,

sitiado por clamores de justicia.

 

 

En la belleza de un color

me pierdo buscando la respuesta,

la justa explicación,

la paz de la tierra arrebatada

por la palabra que hiere el alma;

por el gesto que denigra al hombre

y la mirada perdida en la maldad

que sin tiempo ni causa llega;

 

En la belleza de un color

equivoqué mi presencia

quedando confundida la emoción,

abiertas las manos sin poder abrazar

mirando este hoy como se marcha

vestido con los harapos y la miseria

del que cree que todo lo tiene.

 

En la belleza de un color

fue que busqué y no encontré;

en ese instante donde la voz

se quebró dejando su último hálito

donde el alma para siempre fijó su aposento;

… es allí donde te espero.

 

 

©Jpellicer2013

   

Pág. 9 de 28

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information