Jueves, Junio 21, 2018
   
Texto

El Rincón de los Idiomas

La traducción médica: una gran incomprendida

Como sabes – o si no te lo digo yo- existen distintos tipos de servicios de traducción: literaria, técnica, audiovisual… y, por supuesto, la más incomprendida y olvidada por el gran público: la necesaria traducción médica. ¿Por qué casi nadie se acuerda del valioso traductor médico? ¿Por qué una traducción médica se cobra igual o menos que una traducción publicitaria? Ese es el tema sobre el que te invito a reflexionar en el artículo de hoy.

Qué es una traducción médica

La traducción médica es uno de los servicios de traducción científica relacionados con las llamadas Ciencias Médicas y Ciencias de la Vida. Es decir, no cualquier agencia de traducción en Barcelona, Madrid o Tombuctú puede ofrecer este tipo de servicios; para hacerlo debe contar con un traductor médico especializado en medicina general, interna, nuclear, preventiva, industrial, etc. Este profesional de la traducción médica no solo debe tener una sólida y especializada formación científica, también debe tener “tablas” suficientes como para no cometer un error garrafal en la traducción, un error que puede costar vidas. Lo que lees.


¿Por qué es tan importante la traducción médica?

Si ofreces servicios de traducción audiovisual y metes la pata traduciendo los subtítulos de un anuncio publicitario, lo peor que te puede pasar es que las redes sociales se carcajeen de tu chapuza de traducción y que tus clientes te abandonen. Pero si un traductor médico aficionado sin formación y sin experiencia confunde los términos al traducir la composición química de un medicamento… ¿Qué ocurre? ¿Y si ese traductor médico traduce al revés el no consentimiento de resucitación de un paciente?

Hablamos de que elegir una palabra u otra, escribir un sinónimo o un antónimo o confundir churras con merinas puede afectar o incluso terminar con la vida de una persona. Ni más, ni menos.

¿Entiendes por qué decía al principio que la traducción médica es la gran incomprendida del sector y debería estar mejor pagada? Poca gente valora como debe la formación seria y rigurosa que debe tener un traductor médico y, en este caso, los errores de novato o de traductor aficionado se pagan caros, muy caros.

¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?

 

Traducciones juradas ¿quién las necesita?

Hoy me gustaría hablar de las traducciones juradas desde un punto de vista pelín diferente: ¿quién las necesita? El tema se nos ha ocurrido porque, quizá, las traducciones juradas sean las grandes desconocidas de entre los servicios de traducción que ofrecen agencias como Iuratum. Así, vamos a intentar ser breves, concisos y, como siempre, muy directos. Ya sabes, al pan pan y al vino vino. ¿Empezamos?

 

Para abrir boca: aclarando qué son las traducciones juradas

Algunas personas no saben exactamente qué son las traducciones juradas, para qué sirven, qué tipo de traductor puede ocuparse de este tipo de servicios de traducción, etc. Es una duda bastante normal así que voy a intentar aclararlo en plan telegráfico:

Las traducciones juradas son unas traducciones especiales que sirven para demostrar ante un organismo público o privado que una traducción es fiel reflejo del documento oficial original. Estas traducciones deben ir firmadas y selladas por un traductor jurado acreditado como tal.

 

¿Quién necesita traducciones juradas?

Los primeros clientes que pueden necesitar traducciones juradas somos los seres humanos, los llamados “particulares” o personas físicas. Tú, yo, tu madre, tu padre, tu hermano… Casi todos nosotros necesitamos de este tipo de servicios de traducción, unas traducciones juradas de diferentes documentos personales, por ejemplo:

? DNI.

? Pasaporte.

? Permiso de conducir.

? Permiso de residencia.

? Partida de nacimiento.

? Certificado de matrimonio, divorcio, adopción…

? Libro de familia.

? Testamento, testamento vital, últimas voluntades…

? Etc.

 

El segundo gran grupo de clientes que contactan con Iuratum demandando este tipo de servicios de traducción son las empresas y los profesionales autónomos, es decir: las personas fiscales.

Hay muchísima documentación oficial empresarial y profesional que puede necesitar de una traducción jurada cuando, por ejemplo, una empresa decide abrir sucursales en otros países, contratar personal en un país extranjero, firmar acuerdos con socios de otros países, etc. Los documentos empresariales y profesionales que más se suelen traducir (traducciones juradas se entiende) serían:

? Contratos de todo tipo: laborales, de alquiler de inmuebles o suministros, etc.

? Documentación para aduanas.

? Documentación financiera y crediticia.

? Informes corporativos.

? Etc.

 

En fin, creo que con esto queda aclarado quién necesita traducciones juradas, ¿o no? ¿Te queda alguna duda? ¡Deja un comentario!

 

 

 

 

Pág. 2 de 3

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information