Con la venia... Marcos García-Montes

Escrito por Antonio Alarcón. 4 de noviembre de 2016, viernes.

“Creo que lo que tiene que hacer un abogado es estudiar la viabilidad ante un procedimiento, no hacer nunca abogacía a la carta sino hacer lo que tus tres principios de la profesión te obligan: Libertad, Independencia y Lealtad”

“El abogado es un profesional del derecho que no cree en la justicia, sólo en la lucha para conseguirla”

¿Quién es Marcos García-Montes?

El currículum de Marcos es cuanto menos alucinante, ejemplar siendo además abogado en casos de gran relevancia tanto a nivel nacional como internacional:

“Yo creo que lo que tiene que hacer un abogado es estudiar la viabilidad ante un procedimiento, no hacer nunca abogacía a la carta sino hacer lo que tus 3 principios de la profesión de la abogacía te obligan que son libertad, independencia y lealtad. Libertad e independencia quiere decir que tú haces lo que tu conciencia te dice, lo que no quiere decir que sea lo mejor. Si el cliente quiere otro abogado, que lo busque, y, sobretodo, el de lealtad, y que el cliente te diga la verdad. Si el cliente quiere que tu hagas abogacía a la carta, renuncias a su defensa y que se busque otro porque de esta forma lo que se hará será perder juicios, tiempo y dinero”

¿Fue vocacional ser abogado?
De pequeño quería ser misionero, luego marino de guerra (ya que en Lisboa estábamos en un puerto de mar con la marina portuguesa) y ya en mi adolescencia siempre quise estudiar derecho y, por supuesto, ser abogado.

¿Cómo es el día a día de Marcos García-Montes?
Me despierto a las 6:00h de la mañana y comienzo a escuchar la radio, la cadena Ser en este caso. A las 7:10h tengo al chofer en la puerta y vuelvo a casa sobre las 20:00h de la tarde tras jornadas de juzgado y despacho, salvo casos en los que me despierto a las 5:00h para coger un avión, un tren, o hacer un trayecto largo en coche para llevar un caso en otras ciudades, lo cual es muy habitual.

En este punto, recordamos que en varias ocasiones se ha desplazado a Cartagena para ejercer su profesión. Continuamos: ¿cuál es la jurisdicción que más le gusta ejercer como abogado?
Me gustan todas, pero por encima de todas los derechos humanos, derecho penal y penitenciario, derecho de familia, divorcios, paternidad, y el derecho al honor, eso me interesa muchísimo, y el contencioso administrativo.

¿Hay mucha diferencia entre representar a un ciudadano de a pie a representar a un ciudadano popular o famoso?
Pues no, porque yo a todo el mundo que entra en mi despacho lo trato igual, al rico, al pobre, al desgraciado, al que tiene razón, y sobre todo hay una cosa que siempre le digo  a la gente, y es que hay que huir del concepto de abogado villano, abogado héroe. Los abogados somos profesionales. Por ejemplo, si en España defiendes a un violador eres un abogado villano y sin embargo en Estados Unidos el mejor abogado es el que defiende los crímenes más execrables.

¿Cuál o cuáles son los casos que más recuerda en su carrera?
Tengo tres. En primer lugar por ser el caso más importante, es el caso Guantánamo, en el que conseguimos extraditar a Jamiro, denominado el ‘talibán español’ a España, y posteriormente también condenado por la Audiencia Nacional a 9 años de prisión y el Tribunal Supremo lo absolvió, reconociendo que se le negaban los derechos humanos en el campo de Guantánamo y entonces tenemos imputado al Presidente Bush y a toda la cúpula del Gobierno de EEUU, el presidente de la CIA, los Generales jefe de Guantánamo y el Secretario del Estado, es el caso más importante desde el punto de vista mundial, ya que es la única sentencia en el mundo por parte de un tribunal Supremo que se condena como se trataba a los presos en Guantánamo.
En el tema personal y de sentimiento, el caso Urquijo, con la defensa de Rafael Escobero, llegamos a conseguir que el Tribunal Supremo en un recurso de revisión diga que Rafael no mató a los marqueses de Urquijo.
Y por último, en cuanto a un tema personal y desde el punto de vista político, el caso Rumasa por la defensa de José María Ruíz-Mateos en Estrasburgo, y ganar el caso de la expropiación de Rumasa en Estrasburgo en el año 1990, ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


¿Cuál es su opinión de la abogacía en España en la actualidad?
Creo que la abogacía tiene sus luces y sus sombras, pero yo creo que la abogacía esta valorada muy por encima de jueces, fiscales y otros operadores jurídicos, y somos el brazo de la correa de transmisión y la mano que le damos a los ciudadanos para que puedan hacer sus reclamaciones ante la justicia.

¿Cuál es la opinión que tiene sobre el trato que reciben los abogados en los juzgados?
Pienso que el abogado tiene que ir siempre en su cartera con los derechos de los abogados, igual que los abogados tienen que respetar a los jueces y las partes en su intervención. Todos los abogados que me he encontrado maleducados con los jueces, son maleducados ‘perse’, pero sin embargo me he encontrado jueces que han sido maleducados con los abogados y el abogado lo que tiene que establecer son unas reglas de cortesía y si hay problema pedir ayuda al Colegio de Abogados y acudir al Consejo del Poder Judicial para que sancionen al abogado. Yo tengo muy buena experiencia en defender a jueces, este año llevo 4 defensa por prevaricación, de ellas 3 absoluciones y en fin, el trato depende de cada persona, las relaciones siempre tienen que ser dentro de los parámetros de ser adversarios porque enemigos no somos.
Como decía en su día Winston Churchill: “Mis adversarios los tengo enfrente (el partido laborista), mis enemigos los tengo detrás (su propio partido conservador)”.


¿De los casos que ha llevado, se ha sentido alguna vez incómodo o amenazado?
Incómodo no, pero amenazado sí. Con el caso Urquijo me amenazaron, me amenazaron con el caso Roldan y el caso de los fondos reservados, ya que fui el fundador de las acciones populares en el caso de CESID (hoy CNI), general Manglano, del sirector de la Guardia Civil Luis Roldán, de Barrionuevo (ministro del Interior) y todos fueron a la cárcel debido a nuestra intervención, y tuvimos amenazas entrando inclusive en mi despacho rompiendo la puerta, me imagino que personas vinculadas al cuerpo de las fuerzas seguridad del Estado o más bien a las cloacas de las fuerzas de seguridad del Estado, por aquello que se llama la ‘cuestión de estado’.

¿Cuál es su definición de Justicia?
Justicia es lo que todos queremos y que deseamos que se haga, pero por desgracia hay una justicia para ricos y otra para pobres. El poderoso nombra a los mejores abogados, peritos, médicos, etc., y el pobre se pudre en la prisión.

¿Cree que una buena defensa puede cambiar el resultado de un pleito?
Por supuesto, sobretodo visto desde la óptica de los derechos humanos, las acusaciones fallan mucho en el respeto de los derechos humanos por ejemplo, en el ámbito del derecho penal en intervenciones telefónicas mal hechas, en registros mal hechos, pruebas biológicas mal recogidas por la policía judicial, y eso al abogado nos viene muy bien para la defensa.

¿ Cuál es su opinión sobre la importancia de ejercer el derecho a acusación popular?
Creemos que es total la importancia que tiene, nosotros fuimos los que inventamos las acciones populares y los que no quieren que se siga las acciones populares en marcha, son los que no respetan la Constitución , que son cavernícolas que están contra el jurado  y que quieren que la justicia sea la de los ricos y la que ellos hagan, y evidentemente es una justicia que esta muy próxima al pueblo y la acción popular nace por la desconfianza en Alemania de los ciudadanos a la función del Ministerio Fiscal y máxime en España con la vinculación que tiene con el Poder y con el Gobierno y los nombramientos por el poder y por el Gobierno.

¿Qué opina sobre el asunto de la Infanta Cristina?
Con respecto a este asunto, yo en su día defendí lo que luego la Audiencia Provincial de Palma dijo y ratificó, que es la labor que hizo el juez Castro en el sentido de que se le podía imputar y no en el sentido de que lo dijese la acción popular, sino porque lo dijo la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, sin perjuicio de que la acción popular desde manos limpias es bastante cuestionable y desde luego nada limpia, haciendo honor en vez de manos limpias podría ser manos sucias.

¿Nos podría decir algo del asunto mediático en el cuál representa a la niña de Palma de Mallorca agredida en el colegio?
Este asunto es una vergüenza nacional, ya que unas lesiones graves que tiene la niña, con un golpe y una hemorragia que tenía en el abdomen, lo que se llama hemoperineal y tenía lesionado un riñón y en el parte multiples lesiones que los médicos del Hospital definen como lesiones conducidas por un mal trato brutal y resulta que la fiscalía simplemente dicta una resolución que no notifican a la madre, el Consejo defiende lo que ha ocurrido en ese colegio.
Ya tenemos presentadas quejas ante el Consejero Balear de Educación, ante el Gobierno Balear y ante el colegio, y por supuesto vamos a comenzar ya con la querella contra los profesores, la directora del colegio, y ante la Consejeria por acción y por omisión y también contra el Consejero por prevaricación al tramitar un expediente administrativo sin dar audiencia ni notificar la resolución a los padres de la niña.


¿A qué personaje histórico tiene algo que agradecerle o a influenciado en su vida?
Jesucristo, tanto desde el lado humano, porque yo soy cristiano, como por el lado jurídico, ya que el juicio de Jesús ha sido la fórmula de como no debe ser un juicio, y de violación de los derechos humanos.


Agradecemos la entrevista concedida por Marcos García-Montes, cuya personalidad derrocha dinamismo, ingenio e inteligencia. Hay un proverbio chino que dice que si quieres que alguien te haga algo, dile que lo haga a una persona muy ocupada. En este caso, es totalmente cierto. Marcos, no es solamente un gran profesional, es una gran persona, singular y con un estilo inigualable dentro y fuera de la sala de un juzgado. Su singularidad y afán de superación, hace que este profesional no sea un abogado sino el abogado. Un verdadero placer, muchísimas gracias y toda mi admiración personal compañero.

 

Imprimir