Una causa con 'Los toreros' culmina con una macrocondena tras una jornada de (amenazante) riesgo sanitario

Escrito por Carlos Illán Ruiz - 21DEhoy agenCYA. 18 de enero de 2021, lunes.

Un procedimiento de drogas con 18 encausados, encabezados por Juan 'El Torero' ha culminado hoy en la Audiencia con diferentes condenas para todos ellos (33 años y 9 meses de cárcel en total) tras una sentencia de conformidad después de varias horas en las que el temor de contagios por la excesiva presencia de personas ha estado planeando en diversos momentos. El presidente del tribunal indica que la no presencia de medios informativos en el desenlace en sala de una audiencia pública no ha sido un veto sino un malentendido.



Tensa e intensa mañana hoy en el Palacio de Justicia de Cartagena con dos frentes. Por un lado, la causa que llegaba a sala. Por otro, el riesgo de que la numerosa presencia de personas pudiese generar algún tipo de contagio por COVID-19.

La causa era el capítulo final de una actuación policial que se llevó a cabo en diciembre de 2019 en varios inmuebles de la barriada de Lo Campano y en una vivienda de la diputación de Los Médicos, también de Cartagena. El resultado fue la incautación de diversas cantidades de cocaína y de plantaciones de marihuana, además de un depósito de munición, con cartuchos y balas de diferentes modelos aptos para ser disparados. La investigación también estaba respaldada por escuchas telefónicas y seguimientos de reuniones mantenidas entre los presuntos autores. Hubo numerosos arrestados, de los que 18 han terminado en el banquillo de los acusados, enfrentándose a una petición global de penas de prisión por parte del ministerio público en torno al centenar de años, de los que 12 (más una multa de un millón de euros) correspondían a 'El Torero' y nueve años y medio para sus cuatro para sus principales hombres de confianza, acompañados por multas de 800.000 euros.

Según las conclusiones fiscales, existía una estructura muy definida, siendo Juan S.P. 'El torero' su líder, con sus hijos Juan y Andrés S.G. como lugartenientes, papel que en menor medida también ejercía Ángel S.G. Otros hombres de confianza eran Pedro M.F. y Alejandro C.M., quienes estaban a cargo de coordinar la plantación de marihuana, los garitos y la venta de cocaína. En un escalafón interior se encontraban los que cultivaban la marihuana: Antonia M.P., Enrique J.M., Juan M.A., Jénnifer C.C., Francisco L.C., David A.A. y Juan V.M. Luego existía otro grupo dedicado a la venta de estupefacientes, que integraban Sergio J.G. Pedro V.M., Pedro V. T., José S.L.A. y Fernando N.G.

Antes de comenzar la vista fijada para hoy en la sala de vistas de la sección quinta de la Audiencia Provincial, en Cartagena, se ha planteado alcanzar una sentencia de conformidad con notable reducción de las condenas de partida. Según hemos podido ir conociendo durante la mañana, todos los encausados aceptaban las propuestas menos dos del segundo escalafón. A las doce horas han subido desde los calabozos a la sala de vistas los cinco que procedían de prisión y parecían que el acuerdo se cerraba, pero nuevamente se ha frenado, esta vez por un disconforme. Dos horas más tarde sí había acuerdo de plano y en cuarenta minutos se ha cerrado, con la aceptación ante el tribunal de los 18 encausados, reconociendo a su vez su autoría o complicidad en los delitos imputados.

Entre los abogados defensores se encontraban Félix Sánchez, Francisco Belda, Jesús Casas, Gema Gómez Linares, Evaristo Llanos, Mariano Bo y Ángel Galindo, entre otros, quienes han sido los que han negociado el acuerdo con el fiscal David Campayo, el cual luego han asumido sus clientes. Las penas han sufrido una importante modificación y también los conceptos, pues se han reestructurado y distinguido los delitos y sus responsables, que salvo error u omisión (s.e.u.o.) quedan de la siguiente forma:

Delito por tráfico de cocaína: 2 años de prisión para David A.A. como autor y 6 meses parea Juan V.M. como cómplice.
Delito por depósito de munición: 6 meses de cárcel para El Torero, Juan, Andrés y Ángel S.G., Pedro J.F., Alejandro C.M., Antonia M.P., Enrique J.M., Juan M.A. y Francisco L.C.
Delito por pertenencia a grupo criminal: 9 meses para El Torero, 7 meses para Juan y Andrés S.G., Pedro M.F. y Alejandro C.M. y 6 meses para Ángel S.G., Antonia M.P., Enrique J.M., Juan M.A. y Francisco L.C.
Delito de tráfico de marihuana: un año de prisión para un grupo ajeno al clan, pero con vínculos, formado por Sergio J.G., Pedro V.M., Pedro V.T., José S.L.A. y Fernando N.G.
Delito de tráfico de marihuana: 2 años a El Torero, año y medio para Juan y Andrés S.G., Pedro M.F. y Alejandro C.M.; un año para Antonia M.P., Enrique J.M. Juan M.A. y Fernando L.C.; y 8 meses para Ángel S.G.
Un delito de tráfico de marihuana de notoria importancia: 3 años de prisión a Jénnifer C.C. por la plantación en Los Médicos.

Salvo error en los cálculos, las penas quedan:
- 3 años y 3 meses para El Torero, quien lleva un año en prisión preventina.
- 3 años para Jénnifer C.C.
- 2 años y 7 meses para Juan y Andrés S.G, Pedro M.F. y Alejandro C.M. De ellos, Andrés, Pedro y Alejandro llevan casi 13 meses en prisión preventiva.
- 2 años para Antonia M.P., Enrique J.M., Juan M.A., Francisco L.C. y David A.A.
- 1 año para Sergio J.G., Pedro V.M., Pedro V.T., José S.L.A. y Fernando N.G.
- Medio año para Juan V.M.


El fiscal resaltaba a los informadores, tras concluir la sesión, que todos los encausados han sido condenados y que se trataba de un asunto "preferente" al estar varios de ellos en prisión, lo que genera que se deba potenciar cuanto antes la celebración del juicio.

RIESGO DE CONTAGIOS
Este último comentario sirve como nexo al otro foco de interés que ha generado esta mañana este acto final del macroproceso dentro la situación actual de riesgo extremo de contagios que atraviesa la Región de Murcia.

La sensación era de que existía un riesgo evidente. El que suscribe este artículo, por ejemplo, al llegar a primera hora a la sala de espera de la sala de vistas y observar una masiva presencia de letrados y algún acusado ha optado (por temor) por marcharse al exterior del edificio, donde he esperado junto a los compañeros de la televisión autonómica 7RM y del diario La Verdad. Los dos medios escritos, incluso, hemos planeado acceder a la sala de vistas entraríamos escasos segundos para captar alguna fotografía para reducir al mínimo cualquier riesgo de sufrir contagio. Respecto a la información del acuerdo penal, hemos concertado una reunión posterior fuera con el fiscal. Hay que tener en cuenta que entre las dos de la tarde y los siguientes cuarenta minutos estaban en una sala sin ventanas unas cuarenta personas entre jurídicos, encausados y policías nacionales. Si tenemos en cuenta los porcentajes de contagio actuales en la sociedad (próximos al 20%) había motivos para buscar la máxima protección individual posible.

Durante las varias horas de espera también hemos sido receptores de numerosos comentarios de bastantes personas que han transitado por el Palacio de Justicia respecto a que este juicio no se debía haber celebrado en estas circunstancias sanitarias, planteando algunos otras opciones, como desarrollarlo en un espacio más amplio o trasladarlo hasta que pase la extrema situación actual, pues, además, la sala de espera está situada junto al juzgado de guardia, donde otras personas acuden por otros asuntos.

Fuentes oficiales nos han explicado que la idea era de un acto breve de conformidad que después se ha complicado (si no hubiese existido acuerdo se habría suspendido) y que en la sala se guardaban todas las distancias de seguridad (los abogados se han dispuesto en dos filas y varios acusados se han ubicado en asientos destinados para el público) y que en los casos que no era así es porque se trataba de convivientes. También que durante la negociación la mayoría de procesados han estado fuera del edificio, salvo cinco que se encontraban en los calabozos. Son las dos posturas diferentes para una situación, sin duda, muy chocante en estos tiempos.

También hay un episodio más y es que el cierre de la causa en la sala de vistas no ha contado con medios de comunicación como es habitual en las audiencias públicas. A partir de las dos de la tarde se ha cerrado la puerta con todos los encausados dentro salvo uno y con los tres medios de comunicación como únicos presentes en la sala de espera. En un momento determinado se ha abierto la puerta y el agente de sala, quien transmite las indicaciones del tribunal, ha dicho "audiencia pública", cerrándose sin escuchar la tradicional frase de que pueden entrar "medios de comunicación y las personas que no sean testigos". Ha extrañado porque aún faltaba un procesado. Cuándo éste ha llegado, ha salido su abogado y ambos han vuelto al interior, cerrándose la puerta. Cuando se ha vuelto a abrir todo había concluido. Este diario, en pos de obtener un documento gráfico, ha entrado con sumo cuidado y ha podido captar la imagen de cuando todos se estaban levantando para salir.

La Verdad y Cartagena de Ley han preguntado después al presidente del tribunal por esta anómala circunstancia. Ha asegurado que se ha debido a un mal entendido, negando que se haya vetado la presencia de informadores en sala. Respecto a que se haya celebrado el juicio con tantas personas en esta situación de la pandemia, ha explicado que no esperaba que se alargarse la consecución del acuerdo y que se habían previsto el distanciamiento entre todos los participantes en la sesión, entre otras medidas para garantizar la seguridad sanitaria.    



   



Etiquetas: Cartagena

Imprimir