El comercio dominguero

Escrito por Carlos Illán Ruiz - 21DEhoy agenCYA. 6 de marzo de 2019, miércoles.

Este diario es desde su origen un firme defensor del pequeño y mediano comercio, pues consumir en las tiendas más cercanas supone que el dinero gastado se queda en la propia tierra, además de que es un sector que genera muchos puestos de trabajo. Hoy en día está en peligro por las grandes superficies y las compras por internet, lo que pudiera ser 'pan para hoy y hambre para mañana', pues está poniendo en jaque a numerosos pequeños comercios.

No es secreto alguno que comprar, por ejemplo, en empresas como Mercadona, Carrefour, Eroski, Día o Lidl, por citar algunas, supone que el porcentaje más alto de sus beneficios van para sus arcas y que sólo un parte se queda en Cartagena mediante la contratación de personal. Así, este periódico siempre recomendará preguntar en la tienda cercana antes de ir a un 'grande' para comprar artículos. Muchos se llevan sorpresas agradables que ni sospechaban. Respecto a la compra por internet, pues lo mismo. Hay un sensible ahorro, pero hay que cruzar los dedos para no tener problemas con el producto y hay que ser conscientes de que el ahorro viene por la reducción de puestos de trabajo, con lo que flaco favor le hacemos a las futuras generaciones. Eso sí, también pedimos al pequeño comerciante que no abuse con los precios, que de eso también se ha sufrido.

Ahora vamos con el asunto de estar funcionando los domingos. La medida se adoptó hace unos cinco o seis años mediante publicidad engañosa. Se decía que las grandes superficies iban a generar quinientos o más puestos de trabajo en el municipio. A los seis meses de implantarse escribí un artículo expresando que esa medida no había tenido repercusión en las cifras de contratación y de desempleo.

Es voz popular que abrir los domingo se lleva a cabo con más trabajo por parte del mismo personal y una redistribución de turnos, en las que los trabajadores se ven obligados a cambiar el descanso dominical por horas entre semana.

Ahora hay una corriente, con recogida de firmas incluida, que aboga por volver a la situación anterior. La petición tiene mucho sentido, pero lo mismo resulta que todo está bien como está, que un servidor está equivado y que todo está 'ferpecto'.

Imprimir