PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

‘¡Qué cruz!’

Existe una línea extremadamente fina entre tratar de contentar a todos y no gustar a ninguno. ¿Qué situación se ha dado en las recientes cruces de mayo? Hay opiniones para todos los gustos, incluida la de un servidor con la base de haber sido, posiblemente, quien más ha las visitado debido con el objetivo de difundirlas a través de Cartagena de Hoy. Tengo la sensación de haber estado en mundos muy dispares y, pienso, que se podrían separar.

Voy por partes. Para empezar, existe una clara frontera entre el casco histórico y el resto del municipio. Luego, he visto otra división entre lo que son las cruces de mayo y lo que es una feria de mayo.

Lo primero, agradecer a tantos colectivos que hayan llevado esta celebración a sus barrios y pueblos. Sin ellos, esta fiestas sería algo del centro-centro, como casi siempre. Han conseguido movilizar a cientos de vecinos en sus lugares de residencia y merecen los mayores elogios. Como siempre, esa vocación altruista de servicio es para enmarcar.

Luego está el centro-centro. Ha surgido polémica, pero también miles de personas que pasan de esa ‘movida dialéctica’ porque lo que les va es la ‘movida festera’. El éxito en el casco histórico ha sido indiscutible y a la gran mayoría no les ha importado el cierre sonoro de las once de la noche, pues el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación.

La sensación es que el marco era una feria rociera (con escasas floreadas cruces) y no las tradicionales cruces de mayo, que sí defiende el tercer grupo protagonista de esta historia. Quizás, me planteo, no estaría mal separar los dos conceptos y buscar fines de semanas distintos para la tradición y para la fiesta de las barras de mayo. Es una idea, pues en este caso veo más fácil separar que encontrar un hábitat común. El ambiente rociero no es propio de esta tierra y así tendría su espacio, sin invadir el de la tradición cartagenera.

Mucha gente se lo ha pasado (muy) bien, pero también hay bastantes colectivos molestos, como hemos podido percibir por los numerosos comentarios recibidos en muy dispares lugares. La felicidad nunca es completa. Algunos hosteleros de fuera del casco histórico nos han expresado que están hartos que todo lo que sea motivar al sector se centre en el centro de la ciudad, donde está no más del 15% de los empresarios del sector. “Ese turismo que tanto potencian afecta únicamente a los bares de cuatro calles, los demás parece que no existimos”, nos indicaba un contrariado tabernero.

Las hermandades religiosas también tienen su capítulo. Malestar en el Resucitado, ausencia california y fuga hacia el exterior de los romeros de San Ginés, desde donde piden salvaguardar el sentido de la cruz de mayo frente a los intereses económicos.  

También están los residentes, donde habrá de todo, pero nosotros sólo hemos escuchado quejas de los fuertes y desagradables olores de los orines en bastantes lugares próximos a las zonas de ambiente han dejado los incívicos.  

No hay conclusión general, en este caso, todo ha sido muy subjetivo. Lo mejor, que existen una ganas de disfrutar inmensas tras tanto sufrimiento por esa vorágine de hechos históricos de los que cada vez estamos más hartos. Lo peor, que nada es ‘ferpecto’ y, posiblemente, ni lo será.
 

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.