PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

‘La gracia histórica de las fechas’

La expresión es del propio José Antonio hablando en el Congreso en relación al 6 de octubre de 1936, que después se ha reducido a “la revolución de octubre”. Y lo dice reclamando la importancia de las fechas, cuando éstas representan un “sí o un no”, “un antes o un después; un ser un desaparecer...”
 
Para nosotros los joseantonianos -de partido o sin partido- el 20 de noviembre representa la “gracia histórica” de la permanencia, de la ilusión, de la trascendencia de generación en generación, de la enorme fuerza que una muerte heroica, injusta y prematura se ha ido trasmitiendo. Gracia histórica que, tras 85 años solo ha variado en su denominación: del tradicional “20 de noviembre” a su acrónimo 20-N , aunque personalmente prefiero el primero…    
 
Ya antes de cumplir los 30años, antes  de la fundación de la Falange, José Antonio resultó incómodo y causa de desasosiego para las personas próximas a él pero aún no deslumbradas por él, todas ellas de la derecha tradicional y/o militares. Y en la ardorosa defensa de su padre el Dictador ( causa primeriza de su entrada en la política)  y una vez exiliado y muerto éste en París, José Antonio  comprueba la tibieza de los  otrora entusiastas de la Unión Patriótica, esa ingenua creación partidista  del general, de su padre Los escritos y comparecencias de 1931,1932 y 1933 en defensa de la memoria del dictador, de sus ministros, así como en sus primeras críticas al liberalismo son aún fruto tanto del amor filial como el reflejo del ámbito socio-cultural en el que tan brillantemente se desenvolvía y que fueron recibidos con afable benevolencia por los viejos colaboradores de la Dictadura, compañeros de amable vida social. Tras ellos, los fugaces y luminosos tres años de actividad política ya plenamente falangista truecan aquella simpatía por  una constante desazón entre las derechas ( teórico marco vital en el que se desenvuelve), que no saben si amarle u odiarle; y también entre aquellas izquierdas incendiarias que  veían en aquel señorito “fascista” un verdadero competidor que reclamaba para el pueblo más justicia que el odio que ellos profesaban, más igualdad que la de la miseria común y más libertad que la de quemar iglesias.
 
Vilmente asesinado entre esperpéntica legalidad (¡recuperemos la memoria de la Historia!), su “presencia” perdura durante la Guerra Civil produciendo una enorme incomodidad entre algunos altos  mandos militares que le vieron como el más  seguido general -, siendo solo alférez de complemento-capaz de aglutinar lo mejor de aquellas dos Españas fratricidas. Tras la guerra, y dado que  él era intangible (el “Ausente”)...condenaron a muerte a su sucesor, al segundo Jefe Nacional, a Hedilla, aunque no se llegó a  ejecutar la sentencia.
 
Durante los cuarenta años siguientes José Antonio fue  también incómodo para el régimen de Franco,  porque la aceptada colaboración falangista  para  la necesaria victoria  en la contienda no apagaron las exigencias de justicia social , ni de esperanza solidaria tanto entre los falangistas que habían contribuido -¡y  de qué manera!- en  el esfuerzo bélico, como  aquellos otros  que parodiando a Ortega decían ¡ no es esto, no es esto!  
 
Y , tras la Transición, tras la practica desaparición de lo falangista de la verdadera vida política nacional, mientras los grupúsculos falangistas nos debatimos entra la miseria  y la inanición, entre la división y la atomización, la figura de José Antonio, aún presente en millones de conciencias, continúa produciendo punzante incomodidad, porque cientos de miles de hombres y mujeres de la oposición y de la “posición” han mamado sus inquietudes en las siempre ilusionantes páginas doctrinales joseantonianas. Porque no están cómodos (están “incómodos”) en un aún  mayoritario partido de derechas  que no es  “ ni carne ni pescado”, que permite abortar, pero “no demasiado ( “solo” unos 90.000 fseres humanos destruidos al año);  que transige con unas autonomías que consagran  la desigualdad entre los españoles y que están a punto de destruir la propia unidad de España; y que fomenta un sistema liberal ultracapitalista  que enriquece a los ya ricos y empobrece a los ya pobres. Y tampoco están cómodos  los partidos de la izquierda c uando acceden al poder porque José Antonio, desde su perpétua  losa de Cuelgamuros le recrimina la permanencia del odio cainita ante lo espiritual, ante la permanencia de unos pocos valores;, ante la unidad entre los hombres y las tierras; ante la igualdad de oportunidades yante la consigna de “La Patria, el Pan y la justicia..”
.
Y nosotros, los pocos  que aún nos sentimos iluminados por una doctrina de amor, de honor  y de dignidad; por una doctrina que nos acompaña  en el peregrinar, también nos sentimos profundamente incómodos cuando nos enfrentamos a otro 20 de noviembre, cuando miramos su retrato, o su austera corona de laurel. Y, sobre todo, cuando los cartageneros –otra vez ante  nuestra Patrona - a la intemperie- oímos su testamento político y nos sentimos empequeñecidos ante tanta generosidad, ante tanta entrega en un joven de solo treinta y tres años que suplicaba que fuera la suya la última sangre vertida en discordias civiles.
 
Nuestro deber y nuestras posibilidades en esta hora oscura e incierta es “producir inquietud”, espolear las conciencias  para que el objeto de la actividad política  y social no sea el “mal menor”, como parece serlo,  sino el “bien mayor”, el acercarnos lo más posible a la “ciudad perfecta”, a la armonía entre las tierras y los hombres de España, de Europa y del mundo.
 
Entre tanto, mientras muchos envejecemos en la lealtad, vemos nuevas caras juveniles que se iluminan –como se iluminaron las nuestras hace decenios- ante actitudes, palabras y doctrinas que vinculan.
 
En Cartagena, en La Caridad, el 20N, de 2021   a  6.00h, al alba…
 
Para siempre, como siempre..  

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.